lunes, 2 de julio de 2012

CAPÍTULO 8: MALAS NOTICIAS


Después de aquel día perfecto con Dani las cosas empeoraron en el programa. Ángel había dicho definitivamente y en directo que se iba, que estaba “cansado”. Todos sabíamos que ese momento llegaría, pero creo que éramos más felices viviendo en la ignorancia. Así somos las personas.
La verdad es que estaba muy triste, sabía que a SLQH no le quedaría mucho tiempo y las dudas empezaban a venir a mi cabeza… ¿Y si no encontraba trabajo como reportera? Al fin y al cabo, yo no era tan buena.
Dani me había llamado un par de veces, pero no habíamos podido quedar. Una de las veces nos tiramos hablando unas dos horas… El tiempo pasaba volando cuando estaba o simplemente hablaba con él.
Me dijo que lo llamara esa tarde y hacíamos algo juntos, pero nos convocaron una reunión a todo el equipo del programa, y presentía que no era para nada bueno… No pude llamarle, pero le envié un whatsapp: “tengo que ir a una reunión esta tarde y no creo que pueda llamarte, presiento que será larga… Mañana hablamos, un beso!”
Me contestó que no me preocupara y que me llamaría él al día siguiente.
La reunión empezó a las seis, cuando ya habíamos descansado un rato después del directo y terminó a las once y media de la noche. Nos dijeron que después del programa 1000, cinco programas más o cinco programas menos, nos cerrarían el chiringuito, por así decirlo.
Nada más acabar la reunión todos nos quedamos sentados, con unas caras que eran para fotografía. A los cinco minutos no pude aguantarlo más y me fui al baño a llorar. Estuve allí más de media hora metida.
Cuando salí, a las doce casi y media, volví a la sala de reuniones a por mi bolso, imaginé que ya se habrían ido todos, pero no era así.
Patricia estaba sentada en la misma silla y en la misma posición que cuando me había ido hace ya más de media hora, y no había derramado ni una sola lágrima.
-No sé cómo puedes ser tan fuerte…
-Bueno –mirándome y poniendo media sonrisa- supongo que ya habrá tiempo para llorar. Aún no he asimilado que todo esto vaya a acabar dentro de menos de un mes. Han sido tantos años… Pero, ¿sabes qué? Vendrán cosas nuevas, nuevos proyectos, no estaremos paradas.
Abracé a Patricia y saqué una pequeña sonrisa… La verdad es que podría ser peor. Se acaba el programa, pero me llevo muy buenos amigos de aquí.
-Cris, ¿quieres que te lleve a casa?
-No… Necesito pensar, me iré andando. –Le sonreí- Pero muchas gracias.
-Vale, pero ten cuidado, que es muy tarde. Y dime algo cuando llegues que me quede tranquila.

Me despedí de ella y salí a la calle, parecía que iba a llover.
Eché a andar hacia mi casa cuando un trueno descargó una tormenta increíble sobre Madrid. Llovía muchísimo y casi no se podía ver la calle.
Continué andando ahora un poco más rápido, los tacones dificultaban el paseo, la verdad, pero quedaba poco para llegar a casa y mi madre estaría preocupada.
Serían las dos de la mañana, más o menos, cuando noté que alguien me seguía. Llevaba el paso rápido y yo empecé a correr. La persona que me seguía consiguió alcanzarme y me giró agarrándome fuerte del brazo, cuando una farola le iluminó la cara pude ver quien era. Parece que Miguel no se cansaba de perseguirme.
-Qué bien Cristi, volvemos a encontrarnos… Qué casualidad. –Esbozó una sonrisa horrible que me llenó de miedo-.
-¡¡Suéltame por favor, me haces daño!!
-Y peor que lo vas a pasar. A mí nadie me deja ¿recuerdas? –me agarró más fuerte aún-.
En ese momento supe que si no me armaba de valor no saldría de allí, así que con la otra mano le di un guantazo en la cara que le obligó a soltarme y empecé a correr por una calle que no conocía de Madrid.
Cuando noté que estaba cerca me volví y le dí con el bolso en la cara, cayéndoseme el móvil al suelo. No tenía tiempo de cogerlo, así que me quité los tacones y seguí corriendo. A esas alturas no podía diferenciar en mi cara las lágrimas y la lluvia.
Me escondí en un callejón y cuando Miguel iba a pasar de largo puse mi pie y cayó al suelo. No me gustaba que nadie lo pasara mal y menos por mi culpa de esa manera, pero desgraciadamente, no tenía otra alternativa.
Seguí corriendo y al girar la esquina me encontré con una calle que me sonaba de algo.
¡Allí vivía Dani! Lo recuerdo de la primera vez que quedamos… Él subió a por algo que se le había olvidado… Vi a Miguel doblar la esquina y no me lo pensé. Busqué el portal de Dani y casi arrastrándome, conseguí llegar, Miguel me pisaba los talones.
Comencé a llamar repetidas veces y a la quinta Dani escuchó el timbre, creo que me vio por la cámara, porque abrió directamente. Cerré la puerta rápidamente y subí las escaleras hasta el tercer piso sin pararme a mirar atrás.
Cuando llegué Dani estaba en la puerta y nada más verlo me tiré a sus brazos llorando.
-¡¡Cris!! ¿Pero se puede saber de donde vienes así a estas horas? ¿Por qué lloras? ¿Qué te ha pasado? –me cogió la cara entre sus manos y yo negué con la cabeza y volví a abrazarlo-.
-H.a sido él, sie.mpre e.s él, quiere qu.itarme del me.dio, no le he he.cho n.ada, yo solo…
-Eh Cris, tranquilízate por favor… Ven. –Me cogió la mano y me sentó en el sofá-. Cuéntame qué ha pasado.
Acabé contándole la historia entera de Miguel y se nos hicieron las tres.
Me levanté del sofá, me temblaban las piernas, ya había dejado de llover. Me asomé a la ventana y comprobé que Miguel ya se había ido, menos mal… Me puse las manos en la cara y comencé a llorar otra vez, no podía parar… Dani se acercó a mí y me abrazó de nuevo.
-Cris, date una ducha ¿quieres? Vas a coger una pulmonía así de mojada.
Asentí lentamente y me metí en su baño, estuve un buen rato debajo del agua caliente llorando, y cuando salí Dani me dejó una camiseta suya enorme. Mi ropa interior se había secado, así que me la puse también.
Escuché como hablaba por teléfono y me pareció raro a esas horas.
“Sí, está aquí, llegó muy alterada pero ya se encuentra mejor. Sí, me ha contado todo lo de Miguel… Vale, muchas gracias, adiós”
-Dani… ¿quién era?
-Era Patricia, tu móvil está apagado y estaba preocupada, dice que habéis salido tarde del programa hoy, ¿qué ha pasado?
-Sí, perdí el móvil mientras Miguel me seguía –agaché la mirada-. Y lo del programa, bueno, ya te enterarás supongo…
-Vale pequeña, tranquila. Quédate a dormir, ¿vale?
-¿A dormir? No, no, ni de coña… No quiero molestar, bastante follón te he dado ya. Me cojo un taxi.
-Cris, -se puso muy serio- no pienso dejar que te vayas sola a estas horas, además estás agotada.
-Bueno, vale… ¿pero dónde duermo?
Dani me preparó una cama en la habitación de invitados y me acosté allí. Estuve veinte minutos dando vueltas en la cama, pero era imposible dormir, tenía miedo, tenía el miedo metido en el cuerpo.
Sin pensarlo, porque sino me arrepentiría, fui hasta la habitación de Dani y le desperté con cuidado.
-Dani… no puedo dormir… -sentándome en el borde de la cama-.
-¿Qué? –Frotándose los ojos y despertándose-. Ven, anda. Duerme aquí conmigo. –Me acarició la cara y me metí debajo de las sábanas-.
-Gracias, de verdad.
Me acosté dándole la espalda y él me abrazó por la cintura. Me hice hacia atrás y me pegué a él sonriendo levemente.
Lo último que sentí fue como me dio un beso en la cabeza y, por fin, me quedé dormida entre sus brazos.

7 comentarios:

  1. menos mal que Cris ha conseguido escapar de Miguel y menos que termina en los brazos de Dani.
    y si me los como, me los como a los dos. A él por protegerla con esa ternura que solo él sabe y a ella por ir a buscarle a su cama para dormir abrazada a él.
    ese final me parece tan tierno, tan akjsakjsaksj que estoy deseando ver que pasa cuando amanezcan y quien sabe quizás haya beso ya no?
    me encanta como siempre!!
    te amo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. fkdjskldfjs sabes que soy taaaaaaan fan de tus comentarios... <3
      Y bueno, bueno, lo del beso... No se sabe! Como diría Pablete :')
      te quiero bonita!!

      Eliminar
  2. Jo-der así de calro resumo esto.
    Llevaba tres capitulos de retraso y estoy flipando y con los pelos de punta!
    Me encanta esta realción que llevan Cris y Dani, esa confianza que se han cogido en poco tiempo, ese enamoramiento que esta a punto de surgir!
    menos mal que Cris ha podido escapar de Miguel y menos mal que ha encontrado a Dani
    Me encanta que Dani la apoye y la ayude tanto y la abra las sabanas de su cama para que ella esta tranquila, abrazados, juntitos!
    me encanta de verdad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tienen ya bastante confianza sí... Queda poquiiito para el beso eh, solo digo eso ;)
      Me encanta que te encante cielo!

      Eliminar
  3. Me encanta! Menos mal que Cris ha escapado de Miguel! Encanta que haya podido llegar a casa de Dani :) Y me encanta que se haya quedado a dormir muy asfghjkfdsasg! Siguiente bonita :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amor!! Mañana tenéis el siguiente :3

      Eliminar
  4. A ver, me estoy empezando a leer toda la historia otra vez porque me encantó cuando la leí y tenía muchas ganas de volverla a leer. Hasta aquí me ha encantado absolutamente TODO. Es súper extra tierno cuando Cris va a la cama de Dani y le dice que no puede dormir, cual niña pequeña y Dani le dice que duerma con él. Encima, Dani la abraza y ella se pega más a él. ¡Si es que no pueden ser más ideales! Hasta ahora, es de los momentos que más me han gustado de la historia. Pero aún me falta mucho por leer, y estoy segura de que me encantará. También quiero decirte que me da miedo Miguel. Pero miedo de verdad. Teniendo en cuenta que son casi las 5 de la mañana y estoy a oscuras leyendo la historia desde el iPhone, cuando leo los momentos de Miguel me cago de miedo y me tapo con las sábanas, va muy en serio eh. Bueno, que voy a seguir leyendo que me apetece mucho. Te quiero tanto bonita. Te has ganado mi corazón en pocos días. ¡Eres un amor preciosa!

    ResponderEliminar